sáb. Dic 15th, 2018
  • Casi el 90% de la basura que se acumula en las costas y mares está hecha por una combinación de diferentes polímeros plásticos que está dañando la vida marina y terrestre, señala catedrática de la UABCS

Al ser un material ligero, muy fuerte y que protege de humedad y bacterias, aunado al bajo costo de producción, poco a poco los plásticos han ido sustituyendo a los empaques de vidrio y metal. Sin embargo, de acuerdo con la Dra. Georgina Brabata Domínguez, profesora investigadora de la Universidad Autónoma de Baja California Sur, esto mismo ocasiona que desecharlos sea problemático y, como ocurre en varios lugares del mundo, afecte gravemente a los ecosistemas.
En el caso particular del ambiente marino, la investigadora señala que el plástico que lo contamina es muy variado e ingerido por aves marinas, mamíferos, tortugas y peces; algo que ocurre por accidente, pues los animales muchas veces lo confunden con alimento.
“Se conoce que la mayoría de aves costeras y marinas en el mundo ha ingerido fragmentos plásticos, debido a que éstas los huelen como si fuera comida. Otro problema con este tipo de desechos es que al llegar al mar, se convierten en un sustrato de transporte para varios organismos, convirtiéndolos en especies invasoras en nuevos ecosistemas”.
Con respecto a la acumulación de este compuesto sintético, la Dra. Brabata dio a conocer que 90% de la basura que se deshecha en las costas, en la superficie del mar o en el fondo marino está hecha por una combinación de diferentes polímeros plásticos que está dañando la vida marina y terrestre, al igual que la salud humana; pues se encuentra en el agua que bebemos y en la comida que ingerimos.
Además, indica que en un estudio hecho por Tabata Olavarrieta, egresada del Posgrado en Ciencias Marinas y Costeras de la UABCS, aparece que desde los años 50 se ha notado un incremento exponencial en el uso de plásticos a nivel mundial. De continuar así, otros 33 miles de millones de toneladas se habrán acumulado en el planeta para el año 2050.
Por las razones anteriores, este material es considerado al día de hoy una emergencia mundial, así que en los últimos años se han emprendido acciones en torno a la problemática. “Por ejemplo, se han generado plásticos “biodegradables” a partir de almidón y aceites vegetales, aunque el producto resultante contiene aún polímeros de plástico tradicional difíciles de degradar”.
Por otra parte, distintas organizaciones promueven desde hace varios años el desuso de los plásticos en la vida cotidiana, de ahí que se hayan empezado a utilizar, por ejemplo, las bolsas de tela cuando las personas compran sus víveres en el mercado.
A nivel nacional, instituciones como la SEMARNAT han iniciado una campaña fuerte para reducir el uso de popotes; u otras a nivel local, se han sumado a la campaña que inició este año, llamada “Desplastifícate”, con la intención de dejar de usar los plásticos.
En el caso de la UABCS, la Dra. Brabata informó que recientemente la institución se integró al Grupo Latinoamericano de Universidades con Responsabilidad Social (URSULA), organismo que promueve modelos de gestión innovadores y sostenibles en pro de una mejora continua del entorno.
Hizo hincapié en que aún hay mucho por hacer y hábitos que modificar, pero se está trabajando en encontrar las opciones más viables, no sólo para remover los plásticos de los océanos, sino para evitar que éstos lleguen al mar.

Deja un comentario

Subscribe To Our Newsletter

[mc4wp_form id="69"]
A %d blogueros les gusta esto: