Mié. Nov 13th, 2019

RENTERÍA: ¡SIN PENA NI GLORIA!

POR ARIEL VILCHIS

Paco Ignacio Taibo II, Director del Fondo de Cultura Económica, hace unos días señaló que MORENA se había convertido en un partido político blandengue, electoralista y busca chambas. Algo está pasando al interior de ese partido para que el amigo personal del líder moral del movimiento (AMLO) asegure que los puestos de mando se han desvirtuado.

Mucho de lo anterior seguramente se debe a dirigencias locales como la que morena tiene hasta hoy en Baja California Sur. Alberto Rentería Santana al frente del partido movimiento de regeneración nacional hizo todo lo que estuvo a su alcance por dividir, disminuir y socavar a morena, producto de un gran ego y frustración de quien quiso, pero no pudo crecer políticamente aun cuando prácticamente ganaron la mayoría de los puestos de elección popular en el pasado proceso electoral.

Como lo dijimos en este espacio de Buró Político semanas atrás, para fortuna de los morenistas, Rentería Santana ya se va. Así lo anunció el propio dirigente en sus redes sociales. Con más pena que gloria y por la puerta de atrás, el cacique de los gastronómicos dejará el espacio de la dirigencia estatal de morena para concentrarse en actividades estratégicas de la 4T de tiempo completo. Eso y nada es lo mismo para alguien que se dice fundador del movimiento en BCS, que aspiró a un candidatura al SENADO sin éxito y quien, en su afán de protagonismo, buscó la candidatura a la alcaldía de La Paz para terminar conformándose con una suplencia de diputado local.

Rentería Santana por su incapacidad política dejará un partido dividido, porque realmente no tiene peso político y su actuar se limitó a generar conflictos ya sea al interior de la fracción de morena en el congreso local o enfrentándose, señalando y desacreditando a los alcaldes morenistas Rubén Muñoz y Armida Castro. Todo con tal de sobrevivir a la sombra de Víctor Castro, quien al final de cuentas solo lo usó porque el delegado federal de programas especiales no le tiene ni un ápice de confianza.

Los saldos al final de la gestión de Rentería Santana al frente de morena son negativos, no hay ningún indicador que sustente un trabajo de planeación, operación política o gran liderazgo. Es más, el burro que habla de orejas ni imaginación tiene para ser oposición al gobierno del estado, ya que con sus intentos por desacreditar el trabajo del gobernador (sin sustento y con puras bravatas) termina mordiéndose la lengua.

No hay mal que dure cien años y aun cuando faltan unos meses para la renovación de la dirigencia, Rentería Santana ya se despidió. Interesante será lo que venga porque sin duda habrá competencia por el control del partido y de eso ya daremos cuenta. Es mi opinión, al tiempo…

Sus comentarios a rostrosyperfilesbcs@gmail.com Buró.jpg


Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: