facebook-domain-verification=bp7ccbra4govslxkgd20n5wmtuhxc4
mié. Oct 23rd, 2019

Parque embrujado en la colonia indeco y niños fantasmas

Por Gilberto Ortega Aviles

Sin duda no existe nada más atemorizante que una figura fantasmal en forma del ser más inocente: un niño.

Lo anterior debido a que muchas culturas asocian a seres malignos que toman esta forma pura e indefensa para causar mal a las personas.

Otras consideran que son el alma de niños que tuvieron una muerte muy prematura y no pueden descansar en paz y hay los que aseguran que esta forma inocente puede ser tomada incluso por el mismo diablo.

Algo muy similar a lo que se puede ver en la película “La Última Tentación de Cristo”, donde un niño asume la forma de un ángel consejero de Jesús, hasta que al final se revela que es el mismo demonio.

Encontramos una historia similar en esta leyenda relatada por un habitante del pueblo de Todo Santos.

La narración comienza con el regreso a casa de nuestro personaje, casi a media noche. Hay que tomar en cuenta que estos sucesos acontecieron hace más de 40 años, así que generalmente el traslado de un lugar a otro era a pie. Para acabarla de amolar, en esos tiempos casi no había luz eléctrica en las calles, así que la penumbra y silencio nocturno eran mayores.

De pronto, cerca de un canal de agua observó un niño; corre preocupado al ver que podía caer y ahogarse. Pero al llegar frente a él, se da cuenta que tiene ojos rojos y unos cuernos en la frente, entonces el señor sale corriendo.

Pálido y asustado le cuenta lo sucedido a sus familiares, quienes le dijeron: “Ese niño era el mismo diablo que sale a llevarse gente por las noches”. Cuenta el señor que eso lo asustó mucho y que ya nunca volvió a salir solo tan noche por las calles del pueblo.

Origen
Esta leyenda probablemente tiene su origen ante el temor de esa época a tener hijos con malformaciones o a la muerte prematura de niños, que era algo frecuente en esos tiempos.

Incluso en ese entonces, el ver un niño con malformaciones podría ser causa de temor o incluso superstición, lo cual provocaba el aislamiento de los pequeños que tenían la mala fortuna de nacer con alguna deformación física, como podría ser un labio leporino, que actualmente puede corregirse considerablemente con cirugía.

Generalmente, los padres preferían mantenerlos ocultos durante el día, para evitar los señalamientos y las críticas y los dejaban salir durante las noches, cuando ya no había gente en las calles. Pero estos niños crecían con sus malformaciones y aún así permanecían ocultos, con la disciplina impuesta por los padres. De ahí el riesgo de toparse con alguno de ellos durante las noches, confundiéndolos con fantasmas o seres de ultratumba.

La niña extraña de san José del Cabo
En San José del cabo nació una niña con características muy extrañas, según el periódico resguardado en el Archivo Histórico “Pablo L. Martínez”. La pequeña que causó temor y asombro por su rara forma. Solo vivió algunas horas después de su nacimiento, pero su presencia fue motivo de comentarios demoniacos en su momento.

El artista local Ecatl López, nos hizo un dibujo de la niña, que presentamos en esta edición.

El Niño que Enseña los Dientes
Las recurrentes apariciones de El Niño que Enseña los Dientes en La Paz, tiene muchos relatos. Algunos de ellos se pueden leer en “La Paz de Antaño, relatos, cuentos, leyendas y anécdotas”, de Rogelio Olachea Arriola, del año 1973.

Uno de estos textos es el siguiente:
“Una vez, en altas horas de la noche, caminaba por la calle Reforma una señora de condición humilde y sus pasos eran lo único que se escuchaba en esa soledad. Al llegar al crucero de la calle Ramírez, donde se encontraba la tienda de los descendientes de don Martín Avilés, vio que venía a su encuentro un niño de aparentes 7 años, el cual pasó de largo sin tomar en cuenta a la señora. La luna iluminaba todo el lugar y la señora vio cómo el niño se ocultaba en la sombra de una casa; como estaba de espaldas, le preguntó: ¿Qué haces aquí niño? Te llevaré a tu casa con tu mamá. El niño no respondió nada, entonces volvió el rostro y enseñó a la señora unos enormes dientes y una sonrisa macabra, sin ojos y con una cara brillante como la losa. Entonces el fantasma se desvaneció en medio de unos ruidos extraños y la señora se desmayó”.

La mujer señaló que al despertar, se encontraba rodeada de muchos curiosos, los cuales huyeron al contarles lo sucedido. Por esa época se siguieron relatando apariciones del fantasma del infante, incluso algunos llegaron a afirmar que en el lugar se encontraba un tesoro enterrado y eso ocasionaba tal aparición.

Esta leyenda se ha ido apagando paulatinamente debido a la urbanidad y el bullicio de la ciudad, pero recuerde que si usted llega a andar sola o solo por las calles de La Paz, principalmente en la zona centro, deberá tener cuidado porque El Niño que Enseña los Dientes puede estar al acecho.

Las apariciones de niños fantasmas se dan generalmente en los lugares donde jugaban o paseaban, no es extraño que sus energías queden aun interactuando con los objetos y personas de los parques.

Es común observar como en ocasiones los juegos infantiles como se mueven sin aparente explicación lógica, un seguidor nos hizo llegar el siguiente video donde en un parque de la colonia indeco un columpio comienza a moverse de manera sobrenatural, al parecer los vecinos han sido testigos de varios eventos similares, alimentando las leyendas urbanas de niños fantasmas.


Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: