sáb. Ago 17th, 2019

RAMIRO RUIN: ¡JUSTIFICAR LA TRAICIÓN!

POR ARIEL VILCHIS

Hay traiciones justas, son aquellas que evitan una desgracia mayor, como las delaciones que evitan el estallamiento de una bomba en un lugar público, o el fraude a la ley con actos de abusos de poder. Digamos que bajo ciertas circunstancias puede permitirse la traición en forma de delación, quedando justificado el rompimiento del vínculo de confianza por razones de un bien mayor.

En política difícilmente las traiciones pueden justificarse, ya que los elementos que inspiran la traición son la concentración de mayor poder o para obtener mayores privilegios económicos, lo que hace de estas traiciones las más vulgares de todas, no siendo dignas ni de dramaturgos, ni de ninguna opera, sin embargo, Nicolás Maquiavelo escribió que “la traición es el único acto que no se justifica”.

El Diputado “Ramiro Ruin”, podrá alegar en su favor que nunca hubo un vínculo de confianza con MORENA, olvidándose que una coalición electoral que lo llevo a la curul que hoy ocupa, se suscribió en un marco de confianza político-electoral, también dirá que esa coalición electoral quedo agotada la misma noche del domingo 01 de julio de 2018, dándole entonces poco valor a los ideales de una plataforma electoral común, una agenda legislativa que afirmo públicamente compartir con MORENA, y más recientemente decir que van con la agenda legislativa nacional de MORENA más no con la local, como si hubiera dos MORENA, una nacional y otra local, y eso no es posible, ya que MORENA, es un proyecto nacional que engloba lo local.

En igual o peor situación están los Chaky’s, los pillados, y la Sandra, aunque el primero todo lo ve mercantilmente desde antes que llegara a la diputación, el segundo deberá ser relevado de CATEM al ser expulsado de MORENA, y la tercera pasara a la historia sin pena ni gloria, porque su traición es de las imperdonables al motivarla intereses vergonzosos que la hacen absolutamente condenable.

“Ramiro Ruin”, es proclive a la traición, así ha quedado evidenciado, quizás por más de 30 denarios, pero al fin traidor, por lo que será totalmente licito traicionar al traidor, es decir, pagarle con la misma moneda de curso corriente esa que circula rápidamente de mano en mano por las 21 curules en el Congreso del Estado, y preguntémonos ahora si ¿Quién podría confiar en Ramiro Ruin en un futuro político inmediato?…Solo un tonto o un fanático, y de estos desafortunadamente todavía hay muchos en la política choyera. Es mi opinión, al tiempo…

Sus comentarios a rostrosyperfilesbcs@gmail.com1565655583704_Buró.jpg


Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: