Jue. Dic 12th, 2019

VIDEO: Durante huracán Lorena dicen haber escuchado a «la llorona».

Por Gilberto Ortega Aviles:

Durante los momentos más álgidos de la contingencia provocada por el huracán Lorena este pasado 20 de septiembre de 2019, un usuario en redes compartió una espeluznante grabación que parece evidencia a una de las leyendas más icónicas de México, La llorona.

La Llorona es un espectro del folclore hispanoamericano que, según la tradición oral, es el alma en pena de una mujer que perdió o mató a sus hijos, y que luego, arrepentida y maldecida, los busca por las noches por ríos, pueblos y ciudades, asustando con su sobrecogedor llanto a quienes la ven u oyen. Su leyenda posee gran diversidad de versiones, con generalidades y particularismos propios de muchas regiones geográficas. A pesar de ello, su relato mágico y sobrenatural, emergido de múltiples orígenes, es constante y reconocible, con añadidos, texturizaciones e hibridaciones de muy diversos tipos.

La leyenda de la Llorona, tiene orígenes prehispánicos, en la forma de diversos personajes con características similares, presentes en las cosmogonías y creencias ancestrales de los pueblos autóctonos de América, transmitidos de forma oral. Durante la época colonial, la leyenda tomo forma, y a través del tiempo, la leyenda de la Llorona se ha convertido en parte del imaginario colectivo de Hispanoamérica, trascendiendo fronteras y volviéndose parte de la identidad cultural, el folclor y la imaginería popular de muchos países. En la actualidad, la leyenda continúa siendo muy popular desde México hasta la Argentina, así como en los estados del sur de los Estados Unidos con mayor población de habla hispana, como Arizona, Texas y Nuevo México. En el caso particular de México, el personaje de la Llorona es signo de identidad nacional y Patrimonio Cultural Intangible de la Ciudad de México
El mito de la Llorona ha tenido múltiples funciones: ha servido para espantar a los niños, a exhortar a los hombres para que sean fieles a sus esposas o para que abandonen la ingesta de bebidas alcohólicas, para advertir a las mujeres que no busquen una mayor libertad sexual, como parábola de la justicia divina, o como símbolo colectivo nacional a partir de su identificación con grupos históricamente discriminados, como los indígenas, las mujeres, los pobres o los inmigrantes. A lo largo de la historia, la figura doliente de la Llorona, su trágica y eterna condena de vagar a través de los siglos sin poder hallar a sus hijos, ha inspirado gran cantidad de manifestaciones culturales, literatura, canciones de la lírica popular, obras de teatro, bibliografía y artes audiovisuales de cine y televisión.
La Llorona de Santa Rosalía

Una historia real y triste, verificada no sólo en testimonios, sino en documentos que avalan la existencia de los personajes, los cuales probablemente aun vivan, así que omitiré nombres y fechas.
Era la época que aun El Boleo era próspero, una joven pareja de novios no disimulaba su amor, y se les veía felices con un futuro envidiable juntos. Pero la felicidad de unos en muchas ocasiones se vuelve envidia de otras personas; fue el caso de una señorita de dinero acostumbrada a tener todo en la vida que se propuso acabar con esa relación y quedarse con el apuesto novio.
Después de mucho insistir y utilizar artimañas que sólo el dinero permite, logró destruir esa relación y quedarse con el novio. El joven se casó con la chica rica y se fue a vivir con ella. Por otro lado la joven humilde cayó en una depresión terrible no salía de casa, y como el alcohol de consejero, ideó un plan para vengarse. Consiguió ropajes blancos, y un velo blanco que le cubría el rostro, combinado con su rostro lleno de sincera tristeza, se convirtió en un verdadero fantasma viviente.
Cada noche salía por todo el malecón de Santa Rosalía llorando y gritando “Ayy de mi amor perdido, maldigo a quien me lo quito”; este falso espectro comenzó a causar temor, incluso se iba a “espantar” enfrente de la casa donde ahora vivía su antiguo novio con su nueva esposa.
Los habitantes del pueblo ya no querían salir de noche, en una ocasión unos policías hablaban del suceso, cuando se aparece el espectro, rápidamente los policías apuntan sus armas en contra del ser de ultra tumba, rápidamente la joven menciona su nombre diciendo que no era un fantasma, los policías entre gritos le decían que no le creían, este escándalo atrajo mucha gente incluyendo a la pareja de esposos de los que pretendía vengarse.
Los policías le gritan “Si no quieres que te matemos comprueba que no eres un fantasma, hazte pipí (refiriéndose a que se orinara encima)” llorando cumplió la orden, inmediatamente los policías le dicen a ver ahora “Hazte popo (refiriéndose a que defecara)” lo cual también hace llorando por el miedo y la pena que todo el pueblo la estaba viendo.
Después de las exigencias de los policías y de comprobar que no era un espectro, comienzan a golpearla y se la llevan presa. Tiempo después sale de la cárcel, pero nunca vuelve a salir de su casa por la vergüenza de aquel suceso, y además que la tristeza del amor perdido seguía vigente. Un día llega un familiar desde Mazatlán por ella, y le dice que no tiene nada porque quedarse en ese lugar, ella acepta y se va para siempre de Santa Rosalía.


Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: