Preocupa a cosmólogos y observadores del cielo el lanzamiento sin control de satélites.


Por: Gilberto Ortega


En Baja California se observaron nuevamente estos impresionantes objetos ascender al espacio en la madrugada de este 7 de enero del 2020, no es la primera vez que los sudcalifornianos tenemos primera fila en este espectáculo.


El cohete Falcon 9, de la compañía de transporte aeroespacial SpaceX, ha despegado desde Cabo Cañaveral (Estados Unidos) con un cargamento de 60 satélites del proyecto Starlink, con el que la firma estadounidense busca crear su propia red de internet satelital de alta velocidad.
Este nuevo suceso supone el envío del tercer conjunto de 60 satélites que han viajado abordo del proyectil y uno de los cuatro lanzamientos que tiene previstos la compañía norteamericana para el mes de enero, entre ellos dos misiones más de Starlink y una prueba de aborto en vuelo de la nave espacial Crew Dragon, actualmente programada para el 11 de enero.


El objetivo principal es brindar internet a todo el planeta…
El despegue se produjo en el Complejo de Lanzamiento Espacial 40 (SLC-40) de la Estación de la Fuerza Aérea de Cabo Cañaveral, en la costa este de Florida, a las 09.19 hora local (02.19 GMT del martes), tal y como estaba previsto. Ocho minutos y medio más tarde el cohete lanzadera regresó a la plataforma acuática «Por supuesto que aún te amo» en aguas del Océano Atlántico, posándose con suavidad de manera automática para ser reutilizado en futuras misiones, según se pudo observar en la transmisión en directo de SpaceX por su canal de YouTube.


«Starlink proporcionará internet rápido y confiable a ubicaciones donde el acceso ha sido poco confiable, costoso o completamente no disponible», señaló este lunes SpaceX en un comunicado. El objetivo de la empresa es crear con cada lanzamiento una constelación de satélites que brinden internet a velocidades parecidas a las de la banda ancha a todo el planeta.


El vicepresidente de SpaceX para la ingeniería de vehículos, Mark Juncosa, explicó en mayo de 2019, cuando se realizó el primero de estos lanzamientos, que con 13 de estos envíos aspiran a cubrir Estados Unidos, con 24 las principales zonas habitadas del mundo y con 30 el planeta entero.


Los satélites de esta misión orbitarán entre 340 y 1.150 kilómetros por encima de la superficie de la Tierra, mucho más cerca de los 35.400 kilómetros a los que vuelan los satélites que ofrecen en estos momentos este servicio a una velocidad de conexión más baja que la prevista por Starlink.


Un tema entre la comunidad observadora del cielo, es que esta serie de lanzamientos de objetos sin control pueda comenzar a obstaculizar la vista de los cuerpos celestes, y siendo un problema, si nos ponemos a pensar en un futuro no seria impensable imaginar un cielo sin vista de astros, ni estrellas, incluso plagado de anuncios publicitarios u objetos de intereses de particulares.


Quizás estemos ante el inicio de la privatización del espacio celeste lo cual seria un atentado contra la humanidad.

¿Tienes tiempo para una encuesta?


Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: