Por Juan Carlos Méndez Ramírez


Definiciones (morena)
Este año inició con una dosis de retos en la agenda de los partidos políticos, sobre todo si partimos de la iniciativa que tomaron quienes aspiran a contender por algún cargo público en las elecciones del año que entra, donde se renovarán 5 alcaldías, 21 escaños al congreso local y la gubernatura del estado, incluyendo dos diputados federales de mayoría relativa.


Un reto que deben atender y poner mucha atención sus dirigentes, ya que en ellos estará la clave para que -como se dice popularmente- no se les vaya a hacer bolas el engrudo por permanecer ajenos o cargar la balanza a favor de alguno de los pretensos que quieran apantallar diciendo que traen muchas canicas para competir.
En el caso de Morena, que ya lleva muchos meses sin presidente en el estado ni brújula que lo guie, desde el cierre del año anterior ya se veía venir la cargada que quisieron cimbrar algunos cuadros aspirantes a la gubernatura, donde hubo movilización de fuerzas para sorprender a vivos y extraños. Y es que los que pensaron en esa estrategia, son los que andan desesperados porque andan muy desocupados sin chamba ni oficio; y precisamente aprovecharon el momento para “agandallar” y pegar el madruguete, organizando reuniones masivas con la clara intención de mandar señales de que traen mucha gente de su lado.


Por supuesto que es válido, pero también acarreó sus consecuencias desfavorables; y una de ellas fue meterle ruido al hormiguero de las tribus que se andan disputando el poder de convocatoria y el posicionamiento rumbo a la decisión -que falta mucho- de quien será el abanderado en la próxima campaña electoral para suceder al gobernador Carlos Mendoza Davis.


Me parece un grave error haber expuesto al profesor Víctor Castro Cosío, a través de un supuesto “desayuno de la unidad”, porque solo exhibió la clase de políticos malevos, tramposos, fracasados y rancios que lo andan “ayudando” a ser gobernador. En primer lugar, porque al denominar a ese evento -que en realidad fue un mitin político- como desayuno de la unidad, dejaron entrever que en Morena hay división y confrontación interna, ya que -hasta donde se sabe- quieren aprovechar la confianza que el profe les dio, para confrontarlo con quien ha llevado a la izquierda sudcaliforniana a ganar comicios electorales y formar verdaderos cuadros con identidad y confianza ciudadana… me refiero a Leonel Cota Montaño, quien por cierto le dio el primer triunfo electoral a la izquierda local -allá en 1999- y fue el primer dirigente sudcaliforniano en ser presidente nacional de la izquierda, justo cuando por menos de un punto porcentual casi gana la presidencia de México, y a partir de ese entonces su proyecto no dejó de avanzar, crecer y consolidar 12 años después, la victoria electoral más amplia -porcentualmente- que haya habido desde la elección del expresidente José López Portillo (1976-1982).


En segundo lugar, por haberlo aventurado, a que fuera la comidilla de muchos analistas y editorialistas que no vieron con buenos ojos el “madruguete” que se dio en Morena al cierra de 2019; y en tercer lugar que es lo mas grave, haberse ido a la yugular del alcalde Rubén Muñoz, así nomas “de´a grapa” para quererlo hacer ver como un político insuficiente y sin ningún liderazgo para competir en el futuro por la candidatura a gobernador, criminalizando su obra de gobierno y señalándolo como un corrupto sin presentar una sola prueba, yendo incluso a tratar de poner en duda su honorabilidad como persona, mintiendo además con frialdad para negar la calidad y calidez que este tiene como ser humano.
A Víctor Castro no le hacen falta esos “amigos” porque, el se ha forjado en su trayectoria un nombre y un lugar en la oposición a los regímenes de la derecha, incluso a ganado 3 elecciones constitucionales sin la ayuda de sus nuevos correligionarios chupa sangre, allegados del otrora PRI al que por cierto, el combatió desde hace mas de 40 años… en síntesis flaco favor le están haciendo sus nuevos “amigos” que lo están orillando a quedarse solo y desgranar su calidad moral y empatía con la gente.


Por supuesto que Rubén Muñoz, con toda la experiencia que ha tenido en su trayectoria como político y buen comundeño, no cayó en las descalificaciones de que ha sido objeto, mucho menos se enganchó en la política del descredito y la injuria para seguir consolidando su labor como presidente municipal de la comuna paceña. El a diferencia de sus malquerientes, ha preferido el camino de la conciliación ante intereses antitéticos de su forma de servir a la sociedad; lo ha hecho por el bien de Morena y por su convicción de hacer construir un mejor futuro, aun en la adversidad -aunque los que prefieren hacer grilla maliciosa anden diciendo que trae gatilleros y marrulleros para denostar los envidiosos que lo sueñan con verlo algún día fracasar. Por el contrario, ha sido tolerante con los que si son verdaderos mitoteros y gatilleros del quehacer periodístico. No se detiene y cierra filas para deshacerse de malos elementos y zánganos vividores que ha costa de su trabajo quieren brillar o traicionarlo en el futuro, por eso tomó y sigue tomando decisiones para limpiar la administración de malos funcionarios y coyotes de la política, sabe que los tiempos llegaran y vigila permanentemente a su equipo, para que no ande sembrando intrigas o descalificación contra otros compañeros de su partido, el sabe que de no hacerlo le va a dar otras paladas mas a su partido para lapidarlo en lo profundo de la derrota.


Desde los Cabos surge otra figura que ha sido más cautelosa que los fanáticos del PRI en morena, fiel a su convicción por la virtud de ser mujer, trabaja desde su responsabilidad como servidora publica a cargo de la presidencia municipal y no ha hecho caso a las provocaciones del grupo de políticos corruptos y tramposos que encabeza el Ingeniero Narciso Agudez, a quien sin rencores ni resentimientos les ha dado señales claras de que la gente es primero; y aunque se dice que este mismo grupo los cabos está detrás de las puñaladas en la espalda que a nombre del profesor Víctor Castro, le dan a su amigo Leonel Cota Montaño, ella no se complica su existencia y les mata su intención con trabajo cercano a los cabeños… algo que dista mucho del machismo y envidia que le tienen Alejandro Rojas y Ernesto Ibarra.


Armida Castro al final sabe que su condición de mujer le da la posibilidad directa de estar en las boletas electorales para cualquier cargo de elección popular, ella lo sabe y se dedica a estar de manera permanente en donde vive el ciudadano, llevando respuesta a sus problemas y dando con resultados una gestión de hechos precisos.


A final de cuentas; la falta de un presidente de Morena en el estado, ha provocado el desborde de interés personales, que están desbordando en apasionamientos estériles, donde el tiempo pondrá a cada uno en su lugar. Pero algo si es seguro: esos que llegaron a morena, después de militar en otros partidos hasta infectarlos y podrirlos… poco a poco contaminan la promesa obradorista de no robar, no mentir y no traicionar.

Parlamentos
Rigoberto Murillo Aguilar cumpliéndole a la gente y trabajando por verdaderas causas, lo distinguen de los tradicionales representantes de lengua larga, quienes sirviéndose con la cuchara del poder se dan vida de virreyes… de esos hay varios en el actual Congreso del estado, que los vamos a ir balconeando como dijera mi estimado colega Alejandro Barañano.
Es de aplaudir y felicitar a este diputado local que bajo el programa de “becas de oro” que instrumentó en todo el estado, jóvenes estudiantes están recibiendo 3 mil pesos mensuales, mismos que Rigo los pone de su sueldo como servidor y representante popular, algo que 7 de los mentecatos diputados morenistas y demagogos que andan gritando a los cuatro vientos que se bajaron el sueldo los exhibe como hipócritas redentores, sobre todo uno que ya le apodan el ecoloco por poco baño, sucio y fanfarrón… ya le diré amable lector.


0 0 0


Miriam Berber, Sindica del Ayuntamiento de Comondú, ha demostrado ser una ignorante aprendiz de lavadero, pues ya son muchas sus facetas contradictorias que la exhiben dentro y fuera de su función pública, sin conocer las funciones de un cabildo y actuar como si fuera la jefa de Walter Valenzuela ha contribuido a la crisis en que está hundido ese municipio.
Ella prefiere seguir dando chambas y cargos a sus “cuates” y familiares, creyendo que eso la va a hacer crecer en sus ambiciones de ser la próxima alcaldesa… descalificando a trabajadores de los medios de comunicación, en lugar de ponerse a revisar y leer los fundamentos jurídicos de su función y desde luego la Ley orgánica del gobierno municipal de Baja California Sur y los reglamentos que de ella emanan…
Recibo sus comentarios en bcsmonitoreo@gmail.com

¿Tienes tiempo para una encuesta?


Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: